Aníbal Fernández, aseguró que la multitudinaria marcha realizada ayer en el Centro porteño no fue para «rendirle homenaje» al fiscal federal Alberto Nisman, sino que se trató de «una marcha opositora».

En declaraciones a la prensa antes de ingresar a la Casa de Gobierno, Fernández también rehusó decir cuántas personas se movilizaron ayer en esta Capital: «Yo no estimo, no soy estimador de gente», respondió molesto.

Finalmente cargó contra los organizadores, fiscales y jueces -que encabezaron la manifestación- a los que cuestionó porque, a su juicio, «trabajan hasta las 13:30, tienen 45 días de vacaciones y no pagan impuesto a las Ganancias».