El exjefe de Gabinete Aníbal Fernández aseguró anoche que todas las personas que lo «difamaron», tendrán que pagar por ello, y reiteró que no conoce a Ibar Pérez Corradi, condenado como autor intelectual del triple crimen de General Rodríguez, al tiempo que acusó al Gobierno de lanzar una persecución en su contra.

«Este mes voy a querellar a todos los que dijeron estupideces y me inventaron una vida que no tengo. Las difamaciones las van a tener que pagar con el bolsillo. Tengo mujer, hijos y una madre que vive y no estoy dispuesto a bancarme estas cosas», señaló Fernández en declaraciones a la señal televisiva C5N.

En ese sentido, Fernández ratificó que querelló a la diputada nacional por la Colación Cívica ARI Elisa Carrió y a los periodistas Alfredo Leuco, Jorge Lanata, Luis Majul y Nicolás Wiñazki, y que en los próximos días concurrirá a audiencias de mediación obligatoria para que ratifiquen o no sus dichos.

«Las acusaciones en mi contra son parte de un Gobierno de pacotilla que toma medidas en contra de los sectores más débiles. Me atacan como si integrara un eje del mal junto a Cristina (Fernández de Kirchner)», apuntó el exsenador nacional.

«Macri es parte de la impunidad, tiene cuantas off shore y es claro que alguien que abre esas sociedades lo hace para truchar. Me acuerdo de los seguros de cambio que beneficiaron a su familia y las causas de contrabando en las que estuvo involucrado, y de la cual zafó gracias a la Corte de la mayoría automática», fustigó.

El ex funcionario kirchnerista aseguró que perdió las elecciones en la provincia de Buenos Aires que se llevaron a cabo el año pasado por las acusaciones ?armadas? de Martín Lanatta, condenado por el triple crimen de General Rodríguez.

«Perdí por la historia que armaron con el tarado de Lanatta. Entraron seis veces a la cárcel para que dijera lo que dijo sobre mí. Con eso perdí las elecciones. No conozco a (Ibar) Pérez Corradi y en esa causa no estoy ni imputado», recalcó.

En cuanto al caso del ex secretario de Obras Públicas del kirchnersimo José López, quien fue detenido cuando portaba bolsos con nueve millones de dólares, pidió que el caso se investigue, aunque reconoció que el kirchnerismo se comerá un pedacito por las repercusiones de esa causa.

«Fui el primero en señalar que se debía investigar el tema de López. Y bueno, si nos tenemos que comer un pedacito tendremos que hacerlo, no nos quedará más remedio».

«Lo que no tenemos que hacer es cambiar un voto con impunidad, como pasó con (Diego) Bossio», observó en relación al ex titular de la Anses y actual diputado, quien a poco de asumir dejó el bloque del Frente para la Victoria.

Por último, Aníbal Fernández se refirió a la gestión de la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, a la que calificó como «una inútil», y vaticinó que en los próximos meses tendrá que afrontar muchos conflictos.

«La gestión de Vidal es horrible y ella es una inútil. Hay políticas que ya no se pueden implementar en la provincia y en los próximos meses tendrá muchos conflictos y los bonaerenses se van a dar cuenta de que no puede gobernar», subrayó.