El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, hizo hincapié en las idas y vueltas de Martín Insaurralde. «El tipo se cagó en todo el mundo», dijo, después de que el intendente de Lomas de Zamora confirmara que será precandidato a gobernador de Buenos Aires por el FpV, después de su coqueteo con Sergio Massa.

«Mi gran crítica es la pantomima de no saber con quién va a jugar; me molesta el desprecio por los otros», remarcó el funcionario durante su contacto habitual con la prensa, antes de ingresar a la Casa Rosada.

Fernández, consultado sobre si Insaurralde era otro de los postulantes del oficialismo para suceder a Daniel Scioli, dijo que le molestaba ese «esquema de vedetismo» según el cual «él se cree más importante que el peronismo».