El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, consideró que el acuerdo político sellado entre el PRO, el radicalismo y la Coalición Cívica constituye una alianza “con objetivo electoral y sin contenido político” entre quienes representan a la “derecha espantosa” de la Argentina.

Además, sostuvo que, en ese tipo de acuerdos puramente electorales, “los fracasos son recontra anunciados” dado que se se trata de un entendimientos basado en la intención de “hacerse del gobierno” aun cuando “las diferencias” entre ellos “son fenomenales”.

Así lo señaló Aníbal Fernández su habitual diálogo matutino con la prensa al ingresar en la Casa de Gobierno, donde también sostuvo que la coalición con la que el PRO, la UCR y la Coalición Cívica es una “entente con lo más rancio de la derecha argentina que representa los derechos más impopulares de la gente de a pie”.

Ernesto Sanz, principal impulsor dentro del partido de la alianza con el PRO de cara a los próximos comicios, “representa la más rancia derecha conservadora”, mientras que a Elisa Carrió la definió como una “Juana de Arco moderna”.