«En principio, ¿qué tiene que ver el gobierno nacional? ¿Entonces también tenemos que ver nosotros con el hambre y la miseria en África?».  Con esa frase, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, se desligó de la muerte del chico Qom en el Chaco.

«La muerte del niño se produjo por un cuadro de salud muy grave y complejo; estamos hablando de un chico que tenía hidrocefalia, lo que sumado a la neumonía que padecía le generó un deterioro grave y permanente que lo llevó a perder su vida», dijo Fernández.