Fue hallado con una sábana en el cuello atada a los barrotes de una celda en la Alcaidía de San Martín.  La justicia lo implicaba por violar y matar a su hija Milagros Benítez, de tan solo dos años. 

El acusado por la violación y muerte de Milagros Benítez, la beba de dos años, fallecida la semana pasada, fue hallado ahorcado en su celda dentro de la Alcaidía en la localidad de San Martín. Unas horas antes de que encontraran el cuerpo, había sido detenida también la madre de la beba, imputada por abandono de persona.

Luis Carlos Alonzo,  fue hallado ahorcado dentro de su celda en donde permanecía tras haber sido acusado de violar, golpear y torturar a su hijastra Milagros Benítez, de apenas un año y once meses. La menor había ingresado el pasado jueves al hospital materno infantil de Pilar, casi sin signos vitales, con mordeduras y quemaduras en gran parte de su cuerpo.

Fuentes policiales, indicaron que fue el guardiacárcel quien encontró el cadáver de Alonzo, de 25 años y de nacionalidad paraguaya. El acusado se hallaba sentado en el suelo y ahorcado con una sábana atada a los barrotes de una reja al costado de su celda.

Por otra parte,  la madre de la menor,  de 22 años y también de nacionalidad paraguaya,  fue detenida anoche acusada de abandono de persona, según informaron fuentes judiciales y policiales.