¿Por qué hay gente que aparenta ser lo que no es?..¿Es realmente necesario llegar a ser alguien que no somos?

Definitivamente, no, no es necesario. Cada ser humano tiene su propia personalidad, su propia esencia, claro está que tiene sus defectos y virtudes, pero más allá de eso, no todos se aceptan tal cual son así mismos. Un claro ejemplo, es una persona que quiere integrarse a un nuevo grupo, y para no sentirse excluido del mismo, decide ser igual que las personas que se encuentran en ese grupo, sin importar si son malas personas ni las consecuencias que esto puede ocasionar.

Actualmente esto se da mucho entre los adolescentes, un adolescente puede sentirse excluido de la sociedad y decide integrarse en un grupo el cuál la mayoría de las veces no tiene muy buena fama ya que se ve involucrado en drogas o alcohol, entre otras cosas perjudiciales para sí mismos.

Entonces, me pregunto: ¿Por qué no somos capaces de aceptarnos como somos, en vez de estar pendientes en si les caemos bien o no a los demás? ¿Por qué no somos capaces de aceptarnos a nosotros mismos tal cual somos sin necesidad de buscar constantemente la aprobación del otro?. Cada uno sabe qué tipo de persona es, tiene sus propios valores, sus propias ideas, y enserio, no creo que haga falta ser uno más, es realmente fundamental hacer la diferencia, ser únicos por lo que hacemos, por como actuamos frente a diversas situaciones, y sobretodo por como somos como individuos.

No digo que esté mal formar parte de un grupo, pero si uno es una persona sana y no lo aceptan por eso, uno debe de hacer la diferencia y no juntarse con las personas que no son saludables, que necesitan de drogas, alcohol, cigarrillos, entre otros para poder sentirse parte de algo más. El mundo está lleno de personas que necesitan sentirse aceptadas por la sociedad, que no se conforman con su propia aceptación sino que la buscan afuera, en la gente que tienen a su alrededor, y para llegar a eso, acuden a acciones poco saludables. Pasa lo mismo con la «popularidad», miles de jóvenes desean llamar la atención, ser el centro de atención en la escuela por ejemplo, y para llegar a eso, acuden a juntarse con los más «populares» de la escuela sin importar que tipo de personas sean ellos, sin importar si hacen cosas correctas o incorrectas. Entonces es cuando la persona necesitada de atención comienza a formar parte de ese mundo, donde se deja de ser uno mismo, donde todo comienza a ser un enorme engaño para sí mismo, donde completamente todo se vuelve irreal, se quiera o no… todo cambia, por la sencilla razón de que al fin y al cabo sos uno más, pero no es lo más grave, porque la popularidad en cierto punto tarde o temprano termina, por lo cual uno comienza a sentirse solo, frustrado al ver que intentó formar parte de un mundo el cual no era el suyo y todo salió al revés, simplemente porque dejó de ser quien era realmente, dejó sus valores, sus principios, sus ideales de lado nada más que para ser uno más del montón.

Después de pasar por este estado emocional, la persona debe darse cuenta de que hay algo que está mal, que no hizo lo que correspondía, no siguió sus principios, no los respetó bajo ningún punto de vista, sobretodo no se respetó a sí mismo y eso lo  seguramente no lo llevó a un lugar en la vida donde es feliz. En la vida no hay anda mejor que sentirse identificado por serle fiel a nuestros valores y principios, sin importar las consecuencias, sin importar si tenemos o no la aceptación del otro.

Tenemos que empezar a aceptarnos a nosotros mismos tal y como somos, con nuestros defectos y sus virtudes, con nuestros aciertos y desaciertos. El ser humano es en sí completamente imperfecto, y debemos tener la capacidad suficiente para aceptarnos de esa forma. Se trata de aceptarnos a nosotros mismos pero también a los demás y así podremos convivir de una mejor forma. La palabra clave de hoy es: ACEPTACIÓN.

Ayelen Roberts