El equipo de Darío Giuliani lo derrotó 6-1 en Francia y se vengó del rival que buscaba su sexto título consecutivo, las tres últimas ante el conjunto argentino. Volvió a la gloria tras 16 años y cosechó el quinto en su historia cortando una racha de 12 años sin conocer la derrota de los europeos.

Argentina sin dudas hizo historia en el hockey sobre patines y pudo derrotar al mejor equipo en los últimos años que le había ganado las últimas tres finales por un solo gol, incluso aquella recordada derrota en San Juan 2011. No solo cortó con la hegemonía sino que lo goleo propinándoles la peor derrota a los europeos que llegaban con un impresionante invicto de 71 partidos.

El duelo disputado en La Roche Sur Yon empezó mal para Argentina porque Jordi Bargalló puso en ventaja a los dirigidos por Quim Paüls pero luego Lucas Ordeñez en tres ocasiones, David Páez  en dos y Carlos Nicoli cerraron el histórico triunfo por 6-1.

Así Argentina que había caído ante el mismo rival en las tres recientes ediciones (2009 2-1 en España, 2011 5-4 en San Juan y 2013 4-3 en Angola) sumando su quinto título tras los conseguidos en San Juan 1978, Novara 1984, Recife 1995 y Reus España 1999.

El equipo culminó invicto tras superar la primera fase derrotando a Suiza (7-1), Inglaterra (8-1). Mozambique (5-4) para luego superar al local Francia 5-0 en cuartos y vencer a otro de los candidatos Portugal 5-2 en semifinales.

Casualmente los portugueses se quedaron con el tercer puesto tras vencer a Alemania 7-3.