El conjunto de Sarandí finalmente desestimó la chance tras el polémico arbitraje de Andrés Merlos en la derrota frente al Granate. El propio vicepresidente puso paños fríos en el asunto.

El bochorno del partido entre Lanús y Arsenal quedó atrás en otro fin de semana que tuvo al arbitraje como principal protagonista influyendo sideralmente sobre un resultado, adicionando un minuto más tras el empate del local, y posteriormente omitiendo una mano que significó la caída de los del Viaducto.

«Arsenal no va a hacer ningún tipo de reclamos, tenemos que pensar en el partido del jueves con Independiente, queremos poner paños fríos. Estaba tranquilo, no hay nada raro para perjudicar a Arsenal. Quiero destacar su honorabilidad», comentó el vicepresidente Miguel Ángel Silva.

Aun así el propio Silva se encargó de dejar en claro que le pareció excesivo el tiempo que agregó el árbitro Merlos tras la derrota ante Lanús el viernes por la noche 3-2, en un partido que casi termina a los golpes con el juez.