El asesinato de juez Vicente Antonio Bermúdez Zacarías “es un mensaje muy claro, se busca intimidar y México no lo debe permitir”, advirtió el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez.

Demandó al Estado dar las garantías necesarias, a fin de que los jueces y demás integrantes del poder judicial puedan ejercer con imparcialidad su labor.

Por su parte, el pleno del Senado condenó el asesinato Bermúdez Zacarías, juez quinto de Distrito en Materia de Amparo y Juicios Civiles Federales, ultimado un día antes en Metepec, estado de México.

En la sesión de ayer, el presidente del Senado, Pablo Escudero, leyó un pronunciamiento de esa cámara del Congreso para expresar solidaridad con el poder judicial y manifestó “su profundo respeto por la función que desarrollan sus integrantes”.

Entrevistado luego de asistir a la sesión solemne por el aniversario del voto femenino, el titular de la CNDH insistió en que la federación, los estados y municipios, así como el Consejo Nacional de Seguridad, deben tomar en cuenta ese crimen, para fortalecer las políticas que garanticen la integridad física de los juzgadores.

Cuestionado sobre la posibilidad de instaurar la figura de jueces sin rostro, respondió que es un mecanismo que debe evaluarse.

Por otra parte, González Pérez reprobó “todo calificativo, de quién venga”, así como los señalamientos de que la CNDH defiende delincuentes. Lo que esa comisión busca, recalcó, “es que se cumpla el Estado derecho”.

El ombudsman pidió no desviar la atención y aclaró que está a favor de que policías y militares cumplan con la ley, con pleno respeto a los derechos humanos. “Con este tipo de presiones no logramos erradicar la inseguridad. Estoy a favor del uso legítimo de la fuerza, la prevé la Constitución, pero debe ser proporcional, racional, objetiva y oportuna, dentro del marco de la ley”.

El presidente de la CNDH calificó como “falaz” la afirmación de que derechos humanos y seguridad pública no pueden convivir. Por el contrario, lo que nos puede dar tranquilad y paz es una seguridad pública con respeto a los derechos humanos”.