En la última emisión de Bailando 2015 Luciana Salazar acaparó la atención de todos. La modelo, ex pareja del economista Martín Redrado, se ganó las miradas por su silueta, que terminó generando preocupación. Nuevamente, la sobrina de Palito Ortega es vinculada con la anorexia.

“Peso 43 kilos, pero es mi peso de siempre, en mi familia son todos flacos. No hago apología a la delgadez”, le dijo Salazar a Tinelli, buscando quitar esa mezcla de asombro y preocupación que tenían los ojos del popular conductor televisivo.

Y agregó: “Dijeron que tenía una enfermedad que no tuve nunca gracias a Dios, y por respeto a la gente que lo tiene, es bueno decirlo”.

No conforme con explicación, hoy la Luli Pop difundió una supuesta prueba de que no miente cuando dice que su delgadez se debe a algo genético y no a una enfermedad. Publicó en su Twitter una vieja fotografía de su padre: