Así queda el Congreso tras el escándalo y la ruptura del Bloque «K»

Así queda el Congreso tras el escándalo y la ruptura del Bloque «K»

El tablero de la Cámara de Diputados mutó este miércoles tras la fractura en el Frente para la Victoria y los números ahora favorecen a Cambiemos, que, si bien no conforma un bloque único, tendrá la mayor cantidad de legisladores en ese Cuerpo.

Según contabilizó el portal especializado parlamentario.com, la sumatoria de bloques e interbloques que configuran la fuerza gobernante arroja como resultado 92 diputados, apenas tres menos que los que poseía el kirchnerismo antes de la ruptura.

Los números del Congreso

– El Pro suma en total 42 miembros, en un interbloque que conforma con el salteño Guillermo Durand Cornejo.

– La UCR tiene 43 integrantes, entre 40 propios y tres aliados del Frente Cívico y Social de Catamarca.

– A ellos hay que sumarle cinco de la Coalición Cívica de Elisa Carrió; Carla Carrizo, de UNEN; y Julio Raffo, quien debe reemplazar al embajador en Estados Unidos, Martín Lousteau, y se integraría a ese espacio.

– Cambiemos sumó este mismo martes un apoyo inesperado: el de un grupo de ocho exmassistas y diputados que responden a los hermanos Rodríguez Saá, que tienen un “acuerdo parlamentario” y anunciaron que bajarán a dar quórum. En ese conjunto figuran cuatro representantes de Compromiso Federal y otros cuatro del interbloque Juntos por Argentina –que nuclea a los bonaerenses Darío Giustozzi, Eduardo Fabiani y Sandro Guzmán, y el tucumano José Orellana-. Quien también pertenecía a ese espacio es Alberto Roberti, quien ahora pasó a integrar el nuevo bloque Justicialista.

A la hora de reunir el quórum, Cambiemos deberá mirar con atención al massismo, que, como tercera fuerza parlamentaria, resultará clave para habilitar las sesiones y aprobar los proyectos.

– El Interbloque Federal Unidos por una Nueva Argentina suma 35 diputados, pues integra a 28 del Frente Renovador; dos dasnevistas; dos representantes del Movimiento Popular Neuquino y otros tres monobloques. A ellos se les incorporará Claudia Rucci, quien debe asumir en lugar de Francisco De Narváez, el empresario que renunció a su banca a fines del año pasado.

Si Cambiemos cuenta con el respaldo de todos estos legisladores, llegará cómodo al mínimo de 129 diputados necesario para sesionar.

– El Frente para la Victoria, liderado por Héctor Recalde, quedó con 80 integrantes, pues 15 abandonaron el bloque este miércoles, aunque las fugas hacia el flamante bloque Justicialista podrían continuar.

– Esa nueva bancada, que conducirá el sindicalista Oscar Romero, tiene hasta el momento 18 legisladores, ya que a los 15 que abandonaron el FpV hay que sumar a Roberti y los pampeanos Gustavo Fernández Mendía y Sergio Ziliotto, quienes responden al gobernador Carlos Verna.

Habrá que prestar especial atención a los seis diputados del Frente Cívico por Santiago, que supieron ser aliados del Frente para la Victoria, al igual que Oscar Martínez, del Movimiento Solidario Popular.

Por lo pronto, Carlos Heller seguirá siendo socio incondicional del herido kirchnerismo, mientras que otro monobloquista, el líder de los canillitas Omar Plaini, no tiene un destino asegurado.

Distinta es la situación de otros diputados que configuran una oposición férrea al macrismo, como los cuatro del Frente de Izquierda y Alcira Argumedo, de Proyecto Sur.