El festejo tras el tanto de Ilicic en la gran goleada del Atalanta en casa del líder

El Rossonero cayó 3-0 como local por la fecha 19° de la Serie A. Romero, Ilicic y Zapata sellaron el triunfo de los de Bérgamo frente al líder que recibió su segunda derrota pero terminó la primera mitad del certamen arriba de Inter por dos unidades.

Milan recibió un duro golpe justo en la mitad de la Serie A, perdiendo un partido de forma holgada contra el peligroso Atalanta, que igualmente no opacó su gran andar en la liga que lo dejó como campeón de invierno después de mucho tiempo, aunque la pregunta quedará instalada acerca de si podrá mantener el andar en el segundo tramo del certamen con un plantel escaso.

En los primeros 45 minutos el encuentro fue entretenido ya que ambos con transiciones cortas buscaron el arco contrario pero la primera virtud iba a llegar a través del elenco de Gian Piero Gasperini. Luego de un córner rápido, el volante Robin Gosens mandó el centro y el argentino Cristian Romero le ganó la posición a Pierre Kalulu Kyatengwa para tirarse de cabeza al 1-0 a los 25 minutos.

El líder de la liga con un fútbol deslucido intentó acercarse al área contraria ante una defensa agazapada, y aun así merodeó la paridad con su emblema. Sandro Tonali ejecutó el tiro libre al segundo poste y Zlatan Ibrahimovic prácticamente bajo el arco, mandó increíblemente su remate por arriba.

Al complemento los de Bérgamo en el arranque se encontraron con grandes noticias tras el penal que cometió el volante Franck Kessié sobre Josip Ilicic. El propio esloveno ex Fiorentina, tomó la responsabilidad y desde los once metros aumentó el 2-0 sin darle opción a Gianluigi Donnarumma.

Stefano Pioli perdieron el orden y fueron dominados por el rival que finalmente le dio el golpe de gracia. La contra llegó por parte del sudamericano Romero que habilitó al colombiano Duván Zapata y este sentenció el 3-0.

Milan a pesar de la segunda derrota (cayó con Juventus) sigue como líder con 43 puntos, dos más que Inter que empató 0-0 en su visita a Udinese, y se consagró campeón de invierno, algo que no conseguía desde la temporada 2010/11 donde salió campeón (el nerazzurri segundo).