Los últimos finalistas llegaron a la tercera fase de la Champions League tras eliminar a Bayer Leverkusen pero recién en los penales, ya que el gol de Mario Suárez igualó la serie y luego no hubo más tantos.

Stefan Kiessling falló el último penal, que desató el grito de los fanáticos en el Vicente Calderón luego de que Fernando Torres obligara a marcar al anotar el quinto disparo. Previamente ambos habían fallado el primer penal (Raúl García y Hakan Calhanoglu); Antoine Griezmann y Simon Rolfes no fallaron la segunda tanda; mientras que el error de Omer Toprak le dio la ventaja a los españoles tras el festejo de Suárez. Pero a Koke le detuvieron el remate y Gonzalo Castro igualó con el cuarto remate. En el arco colchonero estuvo Jan Oblak, quien entró en el vigésimo minuto por la lesión de Miguel Ángel Moyá.

A los 27 minutos igualó la serie Suárez al tomar el rebote fuera del área posterior a un tiro libre, que no hubiera ingresado de no ser por el desvío en un rival. Hasta ese momento Bayer no se preocupó en ir hacia adelante, pero fue tras sacar del medio que pusieron en la mira el arco de Moyá.

Luego el partido fue parejo, aunque por momentos con pocas situaciones. Sobre el final del tiempo reglamentario volvieron a presionar los locales, y llegaron con más resto al suplementario, donde de todas formas hubo pocas situaciones de gol.

El viernes habrá en Nyon un bolillero con el nombre del equipo de Diego Simeone para conocer su rival en la ronda de los ocho mejores, que se llevará a cabo dentro de cuatro semanas. Junto a ellos estarán Real Madrid, Bayern Munich, Porto, PSG y Mónaco – que hoy clasificó pese a perder con Arsenal por 0-2 en Francia y quedando a un gol de la eliminación -. Mañana se conocerá si pasa Borussia Dortmund o Juventus (1-2) y Barcelona o Manchester City (2-1).