Los del “Cholo” Simeone no jugaron un buen partido y rescataron un 0 a 0 de local gracias a la tarea titánica de su arquero Oblak. Los de Carlo Angelotti merecieron mejor suerte, por lo menos en la primera parte, y no pudieron quebrar la racha de siete encuentros sin ganarle al “Colchonero”. El miércoles próximo dirimen quien avanza a las semis de la Champions League.

Disputado, entretenido por momentos, con el cuchillo entre los dientes por otros. Así se vivió el derby en el “Vicente Calderón” entre el Atlético y el Real Madrid, en el encuentro de ida de los Cuartos de Final de la Champions League. A priori, el que salió mejor parado de la batalla fue el conjunto de Carlo Angelotti con el 0 a 0, pero a los de Diego Simeone tampoco les cayó tan mal porque de anotar un gol la semana próxima en el partido de vuelta, obligarán a los “Merengues a ganar si o si.

En los papeles, se esperaba que el conjunto del “Cholo” hiciera pesar la Localia y saliera a buscar desequilibrar el marcador a su favor. Nada de eso sucedió, en gran parte porque el Real, mejor parado y con una intención marcada de ser el dueño de las acciones, controló el desarrollo a placer y no se fue al descanso en ventaja solamente por el arquero Jan Oblak jugó para diez puntos. El uno esloveno se lo tapó en dos oportunidades al colombiano James Rodríguez, un mano a mano al galés Gareth Bale en el comienzo y también le impidió a Cristiano anotar su gol 76 en la competencia internacional y así superar por la mínima al argentino Lionel Messi, en esa puja personal que hay entre ambos.

Lo del Atlético fue demasiado pobre para lo que se esperaba. Prefirió aguantar y golpear de contra. C casi le sale sobre el epílogo del partido con un centro y mil rebotes en el área del “Merengue” pero apareció Iker Casillas demostrando su nivel y dejara la cuestión en cero, como para que el pasaje a semi se defina el miércoles que viene en el  “Santiago Bernabeu”.