En 2011, RAMDAM fue abordado por SCI <<Au Bon Coin>> para la remodelación de un pequeño edificio ocupado situado en las orillas del canal Saint-Denis. Este edificio, de principios del siglo XX, una estructura junto al emblemático canal, solía ser el hogar de la cafetería Au Bon Coin, famosa por aparecer en una fotografía de Robert Doisneau.

Destinado a la vivienda social, el proyecto de renovación incluye una contemporánea ampliación fabricada con una estructura de madera en la parte posterior del edificio existente.

La ampliación sobresale, a la vista de todos, con un nuevo perfil que marca la pauta para futuros cambios en el resto de la manzana. Los dos edificios se complementan, introduciendo de una nueva iconografía en el entorno local.

El frontón, que solía ser ciego, ahora está salpicado de ventanas insertadas de forma aleatoria para subrayar la inversión hacia el canal que antiguamente solía ser industrial.

Con el fin de ahorrar recursos y materiales, se dio prioridad a la reutilización de materiales existentes, deconstruyendo solo cuando fuese necesario. En contra del ladrillo existente, que fue restaurado, la nueva expansión contrasta con un toque contemporáneo.

Construido totalmente en un marco de madera, el método de construcción elegido ofrece numerosas ventajas: menos residuos y contaminación a travé de la prefabricación, un sitio seco, sin procesamiento y ecológico. El proyecto fue una oportunidad para reflexionar sobre los materiales utilizados, sus técnicas de elaboración, su origen, su ejecución, su sostenibilidad y su posible reutilización.

El análisis de ciclo de vida (ACV), ha ayudado a tomar decisiones, tanto en la mejora del edificio existente como también con el desarrollo del nuevo edificio. El proyecto ha sido un laboratorio que ha permitido a los arquitectos experimentar en un trabajo que posiciona el acto de construir dentro de un proceso dinámico en el que la vida útil del edificio comienza mucho antes que su finalización.

A lo largo del período de verano, el sitio fue abierto a los residentes locales y el café fue traído de vuelta a la vida bajo el nombre de «Coin des Reves».