El 1 de julio debería modificarse el precio de los combustibles. Así lo establece el cronograma fijado para el reajuste trimestral que está siendo analizado en el Ministerio de Energía.

El ministro Juan José Aranguren dijo que una posible suba no sería mayor al 3%, pero los empresarios de las expendedoras esperan que esté bastante por debajo de ese porcentaje.

El titular de la Cámara de Empresarios de Combusibles, Raúl Castellanos, dijo que «en teoría» en la revisión trimestral que hace el Ejecutivo podría subir o bajar, pero de acuerdo a los cálculos que ellos hacen debería bajar.

«El dólar subió, pero el petróleo bajo levemente de precio. Hay que hacer un cálculo y en la teoría puede subir o bajar», manifestó.

En ese sentido, Castellanos agregó: «Lo que dijo el ministro es que las variaciones no van a ser superiores al 3% le puso un techo, pero no significa que va a subir un 3%».

A la hora se estimar lo que sucederá, dijo que «lo más probable, según números rudimentarios que tenemos habría una leve suba, pero no del 3%, sino bastante menos».