La ex capitana del seleccionado argentino de hockey sobre césped, reconoce la necesidad de realizar un corte en su carrera, para no postergar más tiempo en su vida personal.

Luciana Aymar, a sus 37 años, sigue manteniendo su potencia física. A tal punto que se encuentra en los días previos al último torneo que disputará con la camiseta albiceleste, antes de llegar a mencionada actuación confesó en la web de Olé: «Relegué un montón de cosas, familia, amigos y hasta perseguir un amor (…) Sufrir lo voy a sufrir, pero es una decisión que ya tengo tomada. Necesito tener una vida un poquito más normal».

La mejor jugadora de la historia, vive los días previos con mucha tranquilidad, la cual argumenta de forma sostenida: «La verdad es que me entrené muy poco para el Champions. Quiero disfrutar de estos entrenamientos, no buscar la exigencia que tuve siempre, por más que a veces la tengo y me voy enojada de las prácticas, y me peleo con los entrenadores, aunque eso forma parte de mi naturaleza… Busco disfrutar de lo que es el contexto del torneo, la gente, de jugar con mis compañeras y contra los equipos que voy a enfrentar. Y si las cosas no me salen, ya está. Aunque voy a estar adentro de la cancha y yo sé cómo voy a reaccionar».

En cuanto a su condición, no parece ser la pretendida, en comparación a sus excelentes presentaciones. «La preparación no fue igual a otros torneos, porque hace dos meses decidí que jugaba. Por más que yo nunca dejé de practicar y siempre traté de mantenerme, no es lo mismo comparado con otras competencias», destacó «Lucha».

Aún así Luciana está confiada de poder dejar todo en la cancha, a lo que agregó: «Con Santiago Capurro (director técnico) hablamos y sabemos que no voy a estar en mi mejor momento físico. En el manejo de la bocha no va a haber problemas, uno no pierde eso. Pero el hockey hoy es muy físico, todos los equipos corren un montón y trataré de jugar un poco más estratégico. Charlamos de que si estoy muy cansada, me tiraré de punta, si no de enganche, si no de doble 5. Buscaré no quemarme físicamente y llegar bien a los últimos partidos».

El Champions Trophy que se jugará en Mendoza desde el próximo 29 de noviembre será el adiós de una grande de nuestro deporte.