El rosarino ganó el torneo chileno tras vencer a Guilherme Clezar (231°) por 6-2, 5-7 y 6-2. Es el quinto torneo de su carrera, el primero en un año y medio.

Facundo pudo haber cerrado el partido más rápido, pero cedió la ventaja de 4-1 en el segundo set. Incluso en el tercero el resultado pudo haber sido más corto, porque ganó los primeros cinco juegos y sacó para partido 5-1.

En total el cuarto preclasificado tuvo diez aces frente a dos del brasileño, y ambos tuvieron ocho break points en las dos horas que duró el partido, pero Bagnis aprovechó seis chances y salvó cinco.

El número 121 del mundo, que a principio de año había llegado a semis del Challenger de Bucaramanga y luego llegó a octavos en los ATP de San Pablo y Buenos Aires llegando desde la qualy, se había consagrado por última vez en Cali en 2013, y también tenía celebraciones en Barranquilla 2011, Arad 2012 y Santiago 2013.

Un año atrás, el finalista en Caltanissetta 2014 estuvo jugando los Juegos Odesur, también en la capital chilena donde ganó el oro en singles y dobles, por lo que la semana próxima tendrá 80 puntos más en el ranking, subiendo hasta el puesto 105, su mejor colocación desde septiembre cuando por una única semana fue Top 100.

La semana que viene Bagnis descansará (el único argentino en el circuito Challenger será Marco Trungelliti en Canadá). Ayer también habían dado la vuelta unos argentinos ya que Andrés Molteni y Guido Pella vencieron en la final de dobles a Andrea Collarrini y Máximo González por 7-6(3), 3-6 y 10-4.