Hace varias temporadas que el jurado de Bailando por un sueño presenta un protagonismo indiscutible en la pista. Algo que no varió con la renovación que tuvo en la pasada edición, pero que va camino a desaparecer por una medida que tomó Marcelo Tinelli: de ahora en más, el grupo examinador no puede hacer devoluciones sobre las previas de los participantes.

El cambio fue dado a conocer esta tarde en Este es el show (El Trece), y responde directamente al último cruce que se vivió en el certamen: la discusión entre Nacha Guevara y Florencia de la V. “No voy a acatar las órdenes de la producción”, adelantó Marcelo Polino, encendiendo la primera antorcha de rebelión en el jurado.

El poseedor del cero  aseguró que no le interesa para nada la medida que tomó Ideas del sur ante el reclamo que hizo la participante, quien se había enfurecido por las constantes críticas que recibía del jurado por sus largas previas.

Hay que mencionar que hace tiempo que los concursantes piden este cambio, considerando que sólo deben calificar el baile  y no las previas.  Argumento que chocaba contra el del  panel de calificadores, para quienes la previa es parte de la performance.