«Vamos a trabajar en una reforma de la ley de medicina prepaga», sorprendió Blanco Muiño, director nacional de Defensa del Consumidor. La idea es «mejorarla». Para eso, en principio, se buscará impulsar los «planes parciales». Se trata de coberturas a la carta, que abaratan los costos y, por ende, los precios finales de las cuotas. «Una pareja de odontólogos no necesita cobertura de odontología», ejemplificó el funcionario.

«No sirve que una persona mayor pague los servicios de maternidad», explicó Gallardo, que dijo que la ley impulsada por el kirchnerismo tiene «defectos serios». El empresario pidió además que las aprobaciones de aumentos no sean iguales para todas las empresas. Otros ejecutivos del sector coincidieron. «Hay muchos temas que preocupan», señaló uno de ellos anticipando el debate que se viene.