La Asociación Bancaria confirmó la realización de un paro de 24 horas en fecha a determinar en la semana del 11 al 15 de mayo próximo, por la «falta de respuesta de las cámaras empresariales» en las negociaciones salariales.

El reclamo del gremio de los bancarios es de un aumento salarial del 30 por ciento que considera que el Gobierno estigmatiza a los trabajadores que deben abonar el impuesto a las Ganancias. En declaraciones radiales, el secretario general de La Bancaria, Sergio Palazzo, anunció que miércoles y jueves de esta semana iniciarán «con asambleas con interrupción de tareas en las últimas horas» de la jornada laboral.

Será en esos días cuando se dé a conocer la fecha exacta del paro previsto y Palazzo señaló que «nuestro convenio salarial venció en diciembre y nos tenían que convocar a mediados de marzo».

«Recién nos han convocado hace dos semanas y en tres reuniones no han llevado ninguna propuesta», sostuvo el gremialista quien además precisó que los banqueros ya les «habían manifestado que la paritaria tenía que estar un poquito por debajo del 20%». Para el sindicato de los bancarios la suba en los salarios «tiene que estar por encima del 30» por ciento, según su representante.

Se «ha resuelto empezar miércoles y jueves con asambleas con interrupción de tareas en las últimas horas» y se realizará «paro la segunda semana de mayo», dijo el sindicalista para quien se debe actualizar el mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias y añadió que el Gobierno «hace a lo trabajadores objetos de tributo a la par de una multinacional».

En tanto, la medida de fuerza se realizará «a más de cuatro meses de iniciadas las negociaciones paritarias» para compensar la pérdida del poder adquisitivo, sostuvo el secretario general de La Bancaria. Por lo tanto, entre el 6 y el 7 de mayo próximos habrá asambleas en todo el país y en los bancos durante las dos últimas horas de atención al público con interrupción de tareas.

«Ante una provocación sinvergüenza. Los bancarios iniciamos plan de acción gremial», señaló el comunicado distribuido por el sindicato esta semana.

Denunció que «sin ninguna vergüenza, a más de cuatro meses de iniciadas las negociaciones paritarias para renovar el acuerdo salarial -que debe regir entre el primero de enero y el 31 de diciembre de 2015- no hay propuesta de las patronales para superar la pérdida del poder adquisitivo de nuestros salarios ni ninguna decisión para modificar y/o compensar el injusto impuesto a las ganancias a nuestros ingresos de carácter alimentario».