El Taladró empató 2-2 en Quito y avanzó a la tercera fase previa de la Copa Libertadores 2018 gracias a los goles logrados como visitante. Fue ante un Independiente del Valle que desaprovechó muchas chances de gol hasta el empate agónico de Sperduti a los 90 minutos.

Luego de la hazaña de San Martín de Tucumán el año pasado en Quito, donde logró triunfar ante El Nacional de Ecuador tras llegar al estadio sobre la hora, es ahora Banfield quién se llevó una clasificación con todo en contra.

Es que el Taladro, que comenzó ganado con un zapatazo de Dátolo a los 24 minutos de juego, tenía un pie fuera luego de que Independiente del Valle logre dar vuelta el resultado, con goles de Barreiro, a los 29, y de Arce, a los 20 del complemento.

La altura y el cansancio se hizo sentir para los visitantes, que dejaron muchos espacios en la parte defensiva y pudieron sufrir más goles, si no fuera por la mala puntería de los delanteros rivales, sobre todo de Estrada, que falló tres ocasiones claras, la última un mano a mano que controló excepcionalmente Iván Arboleda.

Cuando parecía que todo finalizaba con victoria de los locales, Sperduti apareció por el segundo palo luego de un córner y, con un remate furtivo, puso el 2-2 en el partido y 3-3 en la serie, luego del empate en 1 de la ida. Así, con los dos goles de visitante, Banfield pudo lograr la clasificación y sigue vivo en la Copa Libertadores 2018.