En el “Florencio Sola”, los de Almeyda tenían todo controlado 3 a 1 y parecía que se reencontraban con el triunfo sin inconvenientes. Pero apareció Bueno para descontar y San Martín de San Juan lo tuvo contra las cuerdas al local, que resistió y se quedó con tres puntos vitales para encontrarse con la buena senda. Noir, Cuero e Iberbia en contra, marcaron para los del Sur, mientras que el delantero uruguayo convirtió un doblete para los de Mayor.

De la alegría al sufrimiento, y viceversa. Los hinchas de Banfield fueron y vinieron por los dos estadíos en el encuentro ante San Martín de San Juan. La historia terminó bien para los de Matías Almeyda, que consiguieron su primera victoria en el “Florencio Sola” y se acomodaron en la tabla de posiciones. Toda la bronca para los conducidos por Carlos Mayor, que pudieron haber rescatado un punto sobre el final y se quedaron con las manos vacías.

La visita fue quien se adelantó en el marcador aprovechando una seguidilla de errores del Taladro: Walter Ervitti la perdió en la mitad, la defensa rechazó mal un centro enviado desde la derecha, y Carlos Bueno, de cabeza, no perdonó en la segunda jugada. A partir de ahí, el desarrollo se tornó de ida y vuelta. Pudo haber ampliado el Bodeguero y sentenciar la historia, como así también el local emparejar. La suerte no estuvo del lado de ninguno en este pasaje.

Banfield llegó a la igualdad por intermedio de la aparición de los que suelen marcar la diferencia de tres cuartos en adelante. Juan Cazares habilitó a Nicolás Bertolo, el ex Boca, a los empellones, se llevó a la rastra a dos defensores y se la cedió para Ricardo Noir, que definió ante la salida de Luís Ardente. Antes del descanso, el colombiano Mauricio Cuero capitalizó el una escalada por derecha y facturó para poner el 2 a 1 parcial para el local.

Antes del primer minuto del complemento, los de Almeyda estiraron la diferencia gracias a un mal rechazo de Raúl Iberbia. Banfield jugó al ritmo de sus hinchas y en vez de golear terminó sufriendo por tomar malas decisiones en ataque. Carlos Bueno le agregó dramatismo a los últimos minutos con un derechazo cruzado. Tuvo el empate el Verdinegro, pero la suerte estuvo del lado del Taladro, que se quedó con tres puntos en un partido más que entretenido.