Se descubrió un bug en el software que no sólo permite espiar los equipos, sino también tomar control remoto de los mismos. Afecta a los sistemas operativos con Unix, tales como Linux y Mac OS X de Apple.

El Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos para emergencias cibernéticas (US-CERT) informó sobre un fallo de seguridad en el software utilizado para controlar la línea de comando de las computadoras, conocido como Bash.

Este podría implicar un problema mayor que Heartbleed debido a que no solo deja espiar los equipos, sino también tener  control remoto de los mismos. Esto significa que los ciberdelincuentes pueden acceder tanto a los datos del sistema operativo y a información confidencial, como también tomar posesión de estos y cambiarlos.

El consejero delegado de la firma de seguridad Trails of Bits, Dan Guido, explicó que el peligro también radica en el método. “Basta con copiar y pegar una línea de código y obtener buenos resultados”, sostuvo el especialista.

Los equipos afectados son aquellos que corren con sistemas operativos con Unix, tales como Linux y Mac OS X de Apple. El US-CERT recomendó al respecto que los usuarios busquen actualizaciones de software brindadas por los fabricantes.

Mientras que Linux señaló que ya desarrolló un parche de seguridad, Apple no se ha pronunciado al respecto.