El entrenador de San Lorenzo admitió en conferencia de prensa que el  equipo no está rindiendo a la altura de lo esperado y que está lejos del nivel que pretende. El “Patón” actuará en consecuencia y realizará cinco modificaciones para el duelo de mañana por la Copa Argentina ante Defensa y Justicia.

San Lorenzo se tomó a pecho el famoso torneo de “transición” y está lejos del nivel que lo llevó a gana la Copa Libertadores hace apenas un mes. Bajas de peso como la de Ignacio Piatti (Montreal Impact de Canadá) y Ángel Correa (Atlético de Madrid) que ya no están y dos lesionados en recuperación (Mauro Matos y Gonzalo Verón) han mermado las posibilidades del entrenador Edgardo Bauza para tener el recambio y la frescura que caracterizaron al campeón de América.

«Se fueron jugadores importantes arriba, hay que rearmar todo y darle minutos a algunos jóvenes que creo que pueden tener un futuro interesante, como Cavallaro y Catalán. Estos minutos le van a venir bien. Además, algunos podrán descansar. Hay algunos jugadores que necesitan descansar y ver un partido desde afuera, para que se tranquilicen un poco», deslizó el Patón, justificando la falta de resultados positivos a nivel local y anticipando el motivo de las cinco modificaciones en la alineación titular que piensa realizar ante Defensa y Justicia por la Copa Argentina.

El debut de Leonardo Franco por Sebastián Torrico en el arco, Gonzalo Prósperi por Julio Buffarini, Matías Catalán por Héctor Villalba, Juan Mercier por Enzo Kalinski y Nicolás Blandi por Leandro Romagnoli, serán los cinco cambios que meterá Bauza para el duelo de mañana a las 19:00, en el estadio de Racing, para darle aire  fresco a lo que vienen con más carga de partidos.

Con respecto al andar de San Lorenzo en el certamen local (sumó 7 puntos en seis presentaciones y hasta la fecha pasada se ubicaba en la última posición), el entrenador azulrana analizó: “De a poco, el equipo está entrando en ritmo, está mejor. En el último partido, sin ser contundentes, llegamos varias veces de manera clara. Eso me tranquiliza un poco, pero todavía nos falta».