El abrazo de Lewi y Müller, dos emblemas que llevaron al Múnich a otra final

Los alemanes lo vencieron 3-0 en la semifinal de Champions League que se disputó en Lisboa. Gnabry en dos ocasiones y el goleador Lewandowski que llegó a 15 marcaron los goles de los bávaros que jugarán el duelo decisivo ante el PSG el domingo en busca de su sexta estrella.

El Bayern Múnich vuelve a ser ese tanque alemán que se lleva a todos los equipos puestos como hizo con el fin del ciclo del Barcelona el pasado partido, y a pesar de un resultado que no fue el reflejado en el campo de juego, fue más astuto que la inexperiencia del Lyon para llegar a la final y quedar a 90 minutos de otro título.

En la primera parte los de Rudi Garcia encontraron falencias en la defensa contraria y generaron dos chances inmejorables. Primero el neerlandés Memphis Depay esquivó a Manuel Neuer pero luego no definió bien y más tarde Karl Toko Ekambi sacó un fuerte disparo que tocó el poste.

Los minutos dubitativos se fueron en los alemanes y en una acción individual rompió el esquema del partido. El volante Serge Gnabry juntó marcas, pasó con velocidad al medio del área para desenvainar un zurdazo letal anotando el 1-0 a los 18 minutos.

Los dirigidos por Hans-Dieter Flick crecieron enormemente tras la ventaja, tanto en lo anímico como en lo futbolístico, volviendo a adelantarse en el marcador. El croata Ivan Perisic desbordó y tiro el centro al medio, Robert Lewandowski no pudo batir al arquero que dio rebote y Gnabry la empujó aumentando el 2-0 parcial (noveno tanto).

El elenco bávaro en el segundo tiempo dominó frente a un adversario que no supo cómo descontar y en el cierre su goleador iba a dejar su sello. Joshua Kimmich lanzó en centro y en lo más alto el polaco Lewandowski venció al arquero Anthony Lopes (15 goles a dos del récord de Cristiano Ronaldo) para culminar el 3-0 en el José Alvalade de Lisboa.

Bayern Múnich pasó a la final de la Champions League el domingo ante el Paris Saint Germain (gano todos sus encuentros) en busca de su sexto título, el último en 2013, llegando también a su undécima final en la historia frente a los galos que quieren su primer trofeo.