Sonrisas de fondo de Gnabry en la goleada historica y Messi que sumó otro capitulo más de decepción en los catalanes

Los bávaros lo vencieron 8-2 por los cuartos de final de Champions League en Lisboa. Müller en dos ocasiones, Perisic, Gnabry, Kimmich el goleador Lewandowski y Coutinho por duplicado marcaron los tantos dándole la mayor paliza en la historia a los catalanes y se metieron entre los mejores cuatro a la espera de Manchester City o Lyon.

La era del Barcelona parece que esta vez sí cumplió un ciclo, siendo humillado ante Bayern Múnich que le aplicó la propia medicina que daban los españoles en la mejor era de Pep Guardiola, borrándolo del partido desde el minuto cero, siendo el firme candidato a quedarse con el torneo.

De movida los alemanes salieron decididos a llevarse puesto al adversario y en la primera acción pasó adelante. El polaco Robert Lewandowski le devolvió una pared a Thomas Müller y el volante de zurda anotó el 1-0 a los tres minutos.

Los de Quique Setién reaccionaron inmediatamente y enseguida llegaron a la paridad con una cuota de fortuna. El lateral Jordi Alba se escapó por izquierda, sacó el centro por debajo al medio y el austriaco David Alaba se anticipó a los 6 minutos marcando en contra el 1-1.

El elenco bávaro prendió los motores y en menos de 6 minutos le aplicó dos golpes terribles al rival. Primero con la proyección del croata Ivan Perisic que pasó por la banda machacando de zurda a los 21 minutos y 6 más tarde una gran habilitación de Leon Goretzka hacia el joven Serge Gnabry duplicó cifras.

La pesadilla no culminó en los catalanes debido a que en la media hora nuevamente el volante de 30 años Müller volvió a anotarse en el marcador tras una mala salida y culminar la primera parte con un contundente 4-1 arriba.

Al segundo tiempo los españoles si bien quisieron monopolizar el balón a duras penas pudieron doblegar aunque no obstante ante la poca participación de Lionel Messi, iba a aparecer la individualidad en este caso de Luis Suárez que batió a Manuel Neuer achicando el 4-2.

La escuadra de Hans-Dieter Flick jamás desaceleró y propinó dos bombazos más. El lateral canadiense Alphonse Davies paseó a Nélson Semedo asistiendo al otro lateral Joshua Kimmich y luego el goleador del torneo Robert Lewandowski de cabeza (14 tantos) estiró el 6-2 parcial.

La máquina germana nunca paró y para cumplir con el peor partido en la historia europea blaugrana, justamente su ex jugador, el brasilero Philippe Coutinho marcó dos veces ante estéril valla de Marc-André Ter Stegen y el 8-2 histórico en el Estadio Da Luz de Portugal.

Bayern Múnich se metió en semifinales a la espera de Manchester City o Lyon el 19, llegando a 39 goles en la Champions League y ganando los 9 partidos de la competición además de darle la peor derrota en la historia al Barcelona (no recibía tanto goles desde 1946).