Gran Bretaña se convirtió hoy en el primer país que permite los bebes «in vitro» de tres progenitores, una técnica que los médicos dicen que evitará algunas enfermedades hereditarias incurables, aunque sus detractores lo ven como un paso hacia la creación de seres humanos «de diseño».

El Parlamento británico aprobó hoy esta técnica, denominada donación mitocondrial, por 382 votos a favor y 128 en contra y hará del Reino Unido el primer país en autorizarla, contra la opinión de sectores como la Iglesia de Inglaterra. Más allá de las críticas, se busca detener una enfermedad que es inimaginablemente cruel.

Los diputados aprobaron concretamente una enmienda a las normas que rigen la fecundación in vitro para permitir que los bebés sean concebidos con material genético de tres personas. El tratamiento se conoce como fecundación «in vitro» de «tres padres» debido a que los bebés tendrían genes de una madre, un padre y una donante.

Está diseñado para ayudar a familias con enfermedades mitocondriales, trastornos incurables que pasan de generación en generación por línea materna y que afectan a alrededor de uno de cada 6500 niños en todo el mundo. No es más que un primer rayo de esperanza para que los bebés puedan vivir sin sufrimiento.

El tratamiento implica intervenir en el proceso de fertilización para eliminar mitocondrias, que actúan como diminutas generadoras de energía en las células y que si son defectuosas pueden dar lugar a problemas de corazón, fallo hepático, trastornos cerebrales, ceguera o distrofia muscular, que desgastan los órganos uno por uno.