En el Mario Alberto Kempes, el conjunto de Ricardo Zielinski fue más que Newell’s y se quedó con una justa victoria por 2 a 0 con tantos de Márquez y Velázquez. El Pirata quedó a cinco del líder San Lorenzo. Para los de Gallego, que extrañaron horrores a Maxi Rodríguez, significó otro paso en falso.

Belgrano y Newell’s se vieron las caras en el Mario Alberto Kempes, y no defraudaron. Si bien no exhibieron grandes momentos de juego (aún no los tuvieron con regularidad en el campeonato) ambos equipos tuvieron como objetivo quedarse con los tres puntos y por ello propusieron. Los de Zielinski se quedaron con la victoria porque fueron más durante todo el desarrollo y le sacaron jugo al desconcierto que tuvieron los de Gallego por la ausencia de su gran referente, Maxi Rodríguez.

El conjunto cordobés fue quien desde el arranque llevó las riendas y propuso algo más en ofensiva. Oscar Ustari se tuvo que revolcar para tapar el remate de Lucas Zelarrayán y respondió con seguridad ante cada exigencia. El Pirata era más y lo iba a traslucir en el resultado: Federico Fattori camiseteo a Cristian Lema en el área, el árbitro Giannini marcó el penal y puso a “Chiqui” Pérez ante el uno de “leproso”. El ex Boca volvió a fallar desde el punto del penal, pero el rebote le quedó a Fernando Márquez, que no perdonó para hacer vibrar al Kempes.

En desventaja, los de Gallego asumieron la responsabilidad de salir a buscar la igualdad, pero les costo demasiado arrimar peligro a Juan Carlos Olave, casi un espectador de lujo hasta ese momento. Belgrano tuvo el segundo y lo gritó, pero el juez de línea le ahogó el grito a Velázquez por una posición adelantada inexistente.

En el complemento, Velázquez tendría revancha: Lucas Parodi metió un tremendo pase entre líneas para la llegada del volante, que le ganó a su marcador y definió la impasividad de Ustari. A partir de ese momento, el partido estuvo liquidado, porque los rosarinos ensayaron una reacción que nunca fue real y terminaron dando otro tropiezo más en el certamen.