El precandidato a presidente por el Partido Demócrata cerró la noche de la Convención Nacional de su partido con un discurso donde agradeció el voto de los 30 millones de norteamericanos que lo eligieron. Además, expresó su apoyo a Hillary Clinton y fue muy crítico con Donald Trump y el Partido Republicano.

El precandidato socialdemócrata tuvo toda la atención de los cientos de miles de norteamericanos que se acercaron a Filadelfia con motivo de la Convención Nacional Demócrata que definirá el rival de Trump en Noviembre.

Después del discurso de Michelle Obama, Sanders se mostró muy enérgico y aseguró que pese a su derrota en las internas, él y sus compañeros lograron una “revolución política” sin precedentes en la historia de la democracia estadounidense. Es que a pesar de no ser el candidato del establishment, Bernie Sandres logró captar a 30 millones de norteamericanos, sumando un total de 1831 delegados.

Luego de agradecer a los militantes que lo apoyaron, Sanders brindó un discurso donde buscó unir a los demócratas. Si bien la gran mayoría de su electorado votará a Hillary, hay un sector, sobre todo en los jóvenes, que no ven en la exsecretaria de estado las cualidades necesarias para el puesto de presidente del país. Además, se muestran reacios a apoyar al mismo establishment que boicoteó la elección de Bernie.

Aún así, el socialista aseguró que “hará todo lo posible de aquí a noviembre” para que Hillary sea la ganadora de las elecciones presidenciales frente a Donald Trump.

Criticó también el rol de los medios, que “desviaron” el foco de atención de estas elecciones. Así, Sanders enfatizó que esta contienda no era sobre Hillary, Trump, Sanders, Demócratas o Republicanos, sino sobre los sectores y grupos sociales más vulnerables; sobre las familias que no tienen trabajo y las que no ganan suficiente dinero por los bajos salarios; sobre los jóvenes que no pueden costear sus estudios universitarios; sobre los ancianos que no tienen dinero para pagar sus medicamentos; sobre los latinos y los homosexuales que son discriminados.

Sanders enfatizó que Hillary sí es una candidata que ve esos problemas. “La plataforma más progresista en la historia del partido demócrata” fue, según el candidato, la que él y sus compañeros propusieron. Prometió, además, que Hillary tomará esas promesas de campaña y las propondrá en su mandato en caso de ganar en noviembre.

Es por eso que anunció que su trabajo «es ahora para ver una plataforma progresista implementada por un senado Demócrata, una Casa Blanca Demócrata y a Hillary Clinton en la presidencia».

Mirá el discurso de Bernie Sanders: