El biodiesel nacional volverá a venderse en los países de la Unión Europea (UE), luego de que la Organización Mundial de Comercio (OMC) confirmara la legitimidad de un reclamo realizado por la Argentina, que se había iniciado tres años atrás.

En su momento la UE impuso medidas antidumping para ese combustible con el cobro de un arancel adicional que impidió el acceso del biodiesel argentino al mercado europeo, del que por entonces era su principal abastecedor.

Sin embargo, en marzo último un grupo de expertos de la OMC constató en primera instancia, y en línea con los argumentos legales argentinos, que la medida europea era violatoria de la normativa multilateral.

Pese a que ese fallo fue apelado por la UE, ahora la máxima autoridad internacional en materia de solución de disputas comerciales a nivel mundial –a través de su órgano de apelación- volvió a darle la razón a la Argentina.

La confirmación del fallo fue un logro de un equipo integrado por representantes del sector público y del privado que trabajaron en conjunto, y en línea con la decisión de la Cancillería de procurar el acceso a los mercados internacionales de productos argentinos altamente competitivos.