Después de 4 años de crísis, el ex-gigante de los smartphones intenta recuperarse. Qué se viene.

En estos últimos años, con la llegada de grandes competidores que usan Android como caballo de batalla y su histórico competidor Apple, Blackberry se vio en grandes problemas.

No supo reinventarse a sí mismo y sus ventas fueron desplomándose, al igual que la calidad de sus productos. Sin muchas alternativas, se tuvo que reestructurar y despedir a casi el 60% de la empresa.

Aun así, en palabras de su nuevo CEO, John Chen: la empresa ya se encuentra en condiciones de recuperarse completamente.

¿Logrará competir ahora o será el final de esta compañia canadiense?

Los próximos meses nos lo harán saber.

Jessica Martínez