San Martín de San Juan le jugó de igual a igual al equipo del Vasco y logró empatarle el partido después de estar abajo en el marcador. Osvaldo de penal le dio la ventaja a la visita, mientras que Figueroa puso cifras definitivas para repartir puntos.

Los Xeneizes y el Santo sanjuanino se vieron las caras en el último partido del domingo, con el condimento de que si Boca ganaba se subía a la punta junto con Central, que en la previa no pudo con Rafaela. San Martín, por su parte, buscaba seguir sumando para mantenerse en la mitad de la tabla o ganar para escalar posiciones y sacarle el invicto a sus rivales.

La noche comenzó mejor para los de la ribera. Un claro penal por una torpe mano le dio la oportunidad a Osvaldo para abrir el marcador. El goleador no falló y puso el 1-0 parcial. Siete minutos después, el Cata Díaz estuvo a punto de aumentar, pero su cabezazo se estrelló contra el palo. Boca dominaba en el primer tiempo, pero los locales de a poco iban inclinando la cancha.

En el segundo tiempo San Martín jugó de manera muy ordenada y complicó a Boca. A los 21 minutos, Figueroa recibió la pelota en el área después de una muy buena jugada en equipo y alcanzó a sacar un remate débil pero esquinado para empatar el juego.

Con el 1-1, la reacción de los visitantes fue nula. A los 78, Carlos Bueno tuvo una clara chance para lograr la victoria del Santo, pero Orión lo cruzó muy fuerte en la puerta del área. Entrada descalificadora del polémico arquero Xeneize que le fracturó tibia y peroné al experimentado delantero. Lousteau no dudó y expulsó al portero. Minutos más tarde, Gelabert también se iría expulsado.

De esta manera, Boca no pudo aprovechar el empate de Central y no se subió a la punta con la academia de Rosario. Quedó segundo con 14 unidades, a dos de los Canallas.