El Xeneize ganó luego de dos fechas sobre Quilmes por 1-0 gracias al tanto de Federico Carrizo en la fecha antes de visitar a River, lo que la gente no olvidó.

El equipo de Pablo Quatrocchi fue a la Bombonera a defenderse, dejándolo bien en claro desde el comienzo cuando paró a Sergio Hipperdinge y Gonzalo Klusener sobre el círculo central, siendo los únicos del otro lado de mitad de cancha. Ante la pasividad en la marca, los locales tocaron y movieron el balón de un lado a otro, hasta que los de blanco se distrajeran para aprovechar un hueco.

En un principio las únicas aproximaciones al área eran con pelotas altas para Jonathan Calleri – quien tuvo poco contacto al ser el más adelantado – y Andrés Chávez, quien luego se retrasó más y fue un volante adelantado. La derecha fue el sector más fácil para el ataque, y desde ese lado llegaron la mayoría de los centros, pero nunca los delanteros pudieron acomodarse para definir.

En el otro lado Quilmes inquietaba con centros y pelotas paradas, y aunque los intentos eran profundos siempre era una cabeza boquense la que despejaba. En el segundo tiempo la distancia entre las líneas de los visitantes fueron mucho más grandes, por lo que los pases de Boca abundaron e hicieron bien ancho el terreno.

A los siete minutos llegó el primer grito de Carrizo con esta camiseta, luego de que Fernando Gago trabara y la pelota le quedara a Chávez para que corra, y apenas entrado al área deje la pelota atrás para la llegada del once. Con la desventaja, los del sur se adelantaron un poco más y tuvieron mucho más tiros libres, y por más que esta vez eran los delanteros los que ganaban arriba, Agustín Orión tuvo que intervenir muy pocas veces.

Los del Vasco Arruabarrena habían ganado por última vez en la sexta fecha en Bahía Blanca, aunque después golearon a Rosario Central pero por la Copa Sudamericana. Entre semana Racing le había dado vuelta el resultado en los 34 minutos que faltaban de la séptima jornada cuando el partido se suspendió por lluvia. Ahora tienen 13 puntos, siete menos que los Millonarios que visitarán a Lanús.

Quilmes solo ganó una vez en esta cancha, en 1976, sin poder ganar en cualquier condición desde 2012. Esta fue la tercera derrota consecutiva y hace dos partidos que no hacen goles, por lo que están últimos con seis puntos, y la semana próxima recibirán a Newell’s.