El Movimiento al Socialismo (MAS) quiere la reelección indefinida de Evo Morales, quien hace algunos meses obtuvo un tercer mandato. Así lo han hecho saber instituciones y voceros del partido, comenzando una campaña que seguramente concluirá con la realización de un referendo para modificar la Constitución, la cual fija este periodo como el último al que Morales tiene derecho. Uno de los principales diarios del país, El Deber de Santa Cruz, tituló el domingo: “La mesa está servida para la reelección indefinida”.

El propio Morales y su vicepresidente y acompañante habitual, Álvaro García Linera, dijeron que no piensan en este asunto y están abocados a cumplir su gestión actual, pero señalaron que ello debe ser definido por “la voluntad popular”. Hace unas semanas Morales pidió a los sindicatos de productores de coca —que sigue dirigiendo al mismo tiempo que gobierna— que le encontraran un reemplazante, pero al mismo tiempo pronosticó que la tarea sería “difícil”, ya que no solo había que buscar a alguien idóneo, sino “hacerlo conocer al pueblo”, y esto necesariamente demandaría mucho tiempo. Los cocaleros no solo no buscaron un sustituto, sino que la sección partidaria a la que estos pertenecen, el MAS de Cochabamba, aprobó una resolución para “trabajar por la reelección” de Morales en 2019.