El juez federal rechazó excarcelar a los empresarios Hugo y Mariano Jinkis, pero les concedió la prisión domiciliaria, en el marco de la causa por corrupción en la máxima entidad del fútbol mundial.

Hugo Jinkis había pedido ese beneficio por su edad avanzada y estado de salud, mientras que su hijo Mariano intentó ser excarcelado. Pero el juez dispuso el arresto domiciliario para los dos mientras se tramita su juicio de extradición a Estados Unidos.

Eso sí previo depósito de una fianza de 12 millones de pesos.