Su principal fuerte es el anonimato y la seguridad. Abre un nuevo mundo fiable para el entretenimiento de los adultos.

Ex empleados del gigante de Internet “Google” sabían perfectamente lo que la gente buscaba. Las estadísticas del famoso buscador  muestran que el término “porn” (porno) tiene un ratio de interés de más del 80% desde 2010 que mide las tendencias de la página. Por lo tanto, los antiguos trabajadores de Google sabían perfectamente lo que las personas querían. Así crearon “Boodigo”, el buscador porno de la Web.

Según Colin Rowntree, uno de sus fundadores, Boodigo “despegó como un cohete”. Además explicó los motivos que impulsaron este proyecto: «Google o Bing fueron evitando gradualmente el contenido de la industria para adultos y eso (nos) creó una gran frustración. Si alguien está buscando videos porno y va a Google lo que obtiene es un artículo de Wikipedia y consejos de Cosmopolitan. Para cuando dan con lo que buscaban puede que sea robado».

¿Cómo funciona? Boodigo está construido sobre un doble proceso de verificación, por lo que le brindará al usuario seguridad a la hora de buscar lo que desea, ya que le proporcionará páginas fiables y no sitios piratas.

Además de seguridad, asegura el anonimato del navegante ya que su motor de búsqueda no emplea “cookies”, ni otro tipo de tecnología de rastreo. «Eso nos hace distintos de Google y Bing y era otra motivación para hacerlo», declaró Rowntree.

Esta página Web ya es un éxito: desde su estreno recibió aproximadamente 40 solicitudes de compañías del sector y estrellas porno para poner publicidad, poseyendo el mismo estilo que tiene Google Adwords, algo que pronto estará disponible en la plataforma.

Los principales países que demostraron los primeros principios de interés fueron Estados Unidos, Brasil Italia, Dinamarca, Reino Unido, Canadá y China, aunque desde la compañía manifestaron que la mayoría de las visitas del gigante asiático buscaban vulnerar el sistema y que es por este motivo decidieron limitar el acceso desde China temporalmente.