Macri habló en un brindis por las fiestas de Navidad y Año Nuevo que ofreció  en el comedor presidencial a los periodistas acreditados en la Casa de Gobierno.

Poco después de ser sometido a una intervención quirúrgica en la que se le extirpó un pólipo de las cuerdas vocales, Macri se hizo presente en el comedor presidencial para brindar con los hombres de prensa y, en voz muy baja, evaluó que el 2016 «fue un año positivo para la Argentina».

«Hemos recuperado la convivencia; la Casa Rosada se ha transformado en un espacio de tranquilidad y de respeto», señaló el presidente, quien dijo que «aunque todavía hay mucho por hacer, no es fácil, nunca dijimos que esto iba a ser un cambio fácil».

Agregó que «los argentinos no nos rendimos, siempre vamos para adelante» y se mostró convencido de que «en este camino de esfuerzo compartido, que no hay otro, muchas cosas que van a estar mejor y muchas cosas buenas van a pasar».

Finalmente, el presidente deseó una «feliz navidad» a todos los argentinos a través de los periodistas.