El Ejército de Nigeria ha acordado un alto el fuego con la secta islamista Boko Haram y la próxima liberación de las más de 200 niñas secuestradas en abril en la zona noreste del país, según el jefe del Estado Mayor, Alex Badeh.

El acuerdo fue alcanzado en reunión celebrada esta mañana en Yamena, a la que asistieron el jefe de Gabinete de la Presidencia, Hassan Tukur, funcionarios del gobierno del Chad y representantes de Boko Haram, según informó Badeh.

Aunque no trascendieron los detalles del acuerdo, el ejército ya ordenó a todos sus soldados que cumplan con el pacto alcanzado en todas las operaciones que desarrollen. Además de la liberación de las niñas, el objetivo de las conversaciones fue el cese inmediato de las hostilidades.

La pesadilla comenzó cuando un grupo de milicianos de Boko Haram -cuyo nombre significa “la educación occidental está prohibida”- irrumpieron el pasado 14 de abril en la escuela de niñas de Chibok, una pequeña aldea del noreste de Nigeria, y secuestraron a más de 250 menores.

Boko Haram combate por la creación de un Estado islámico y pretende establecer un «califato» en el nordeste de Nigeria. Los combates entre el grupo y las fuerzas de seguridad nigerianas dejaron unos 10.000 muertos desde 2009, así como más de 650.000 desplazados, de acuerdo con la ONU