Con una manifestación frente a la Embajada de México en Buenos Aires a mediodía y una protesta en el Obelisco esta tarde, Argentina también se unió al día de protestas para exigir la aparición con vida de los normalistas y la renuncia del Presidente Enrique Peña Nieto.

En el marco de un nuevo aniversario de la Revolución Mexicana de 1910, y dado los sucesos de violencia e impunidad que se dieron a conocer internacionalmente a raíz de la desaparición de los 43 estudiantes en ese país, el lema que prevaleció en las protestas de hoy fue: «La revolución no se festeja, se lucha por ella». Bajo esta consigna, la Asamblea de Mexicanos en Buenos Aires comenzó el acto político que se desarrolló al mediodía fuera de la Embajada de México en Buenos Aires (Barrio Belgrano, CABA), donde llegaron al menos unas 200 personas.

El ánimo que predominó en el lugar fue de indignación, pero también de solidaridad entre países. Vestidos en su mayoría de negro a modo de luto, cargando pancartas alusivas a la situación y frente a un alto contingente policial que resguardó el edificio extranjero en todo momento, los manifestantes –de diferentes edades, organizaciones y nacionalidades (aunque en su mayoría mexicanos)– incendiaron una bandera de México, reventaron una «piñata» del Presidente Peña Nieto e hicieron una llamada a todos los gobiernos a expresar públicamente su rechazo hacia las políticas de Estado mexicanas.

La protesta finalizó «pasando lista» de los 43 estudiantes desaparecidos, como también de los 3 asesinados ese 26 de septiembre. Posterior a esto, se realizó una marcha donde se cortó por algunos minutos Avenida Cabildo, a modo de visibilizar el acto.

Por otro lado, esta tarde, la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA) convocó a una marcha en las inmediaciones del Obelisco, donde un grupo de personas dispuso de decenas de sillas formando el número «43».

«Apoyamos la lucha de los estudiantes mexicanos y pedimos la aparición de los chicos desaparecidos y justicia para todos los responsables», dijo Julián Asiner, presidente de la FUBA.

A nivel mundial, las acciones por los estudiantes de Ayotzinapa se hicieron ver: Chile, Francia, India, Alemania, Bolivia, Australia y Estados Unidos, son algunos de los países donde personas se congregaron para exigir que los derechos humanos sean respetados.

En el mismo sentido, la organización Amnistía Internacional publicó hoy un comunicado donde asegura que la crisis y la inestabilidad en México no responde a hechos aislados, sino a un contexto de «violaciones graves a los derechos humanos». Además, tira dardos directamente a Peña Nieto, planteando que algunos de sus dichos en contra de las manifestaciones se pueden reflejar como una «falta de compromiso de su gobierno para hacer frente a la situación que se vive en el país, marcando una tendencia a la criminalización de las demandas de justicia y la manifestación libre de ideas, derechos que, lejos de desestabilizar, son la piedra angular de una sociedad democrática», según dijo Perseo Quiroz, Director Ejecutivo de Amnistía Internacional México.