La historia se centra en la vida de la exitosa pintora Margaret Keane (Amy Adams) que en los años 60 alcanzaría notoriedad por retratar niños con ojos muy grandes, pese a que su timidez patológica la llevara a ocultar por 12 años la autoría de sus cuadros, obras que eran firmadas y publicitadas por su esposo Walter Keane (Christophe Waltz) hecho que mas tarde los haría protagonizar un escandaloso entredicho judicial por los derechos de los mismos.

Tim Burton ya nos mostró su fascinación  por los ojos  grandes, basta con apreciar parte de su trabajo en «El cadáver de la novia», «Frankenweenie», «Vincent» o «Alicia en el Pais de las Maravillas»

Nacho Marañon