Los procedimientos fueron realizados en las últimas horas por unos 300 efectivos. En los operativos se secuestraron 16.000 dosis de cocaína fraccionadas en papel metalizado, armas de fuego y una importante cantidad de municiones de diferentes calibres, según fuentes judiciales.

Fuentes policiales aseguraron que el operativo fue bautizado como «Pitón Blanca» porque en uno de los domicilios allanados en la villa «Betharram», de Burzaco, se secuestró una serpiente pitón que estaba suelta en el piso de la vivienda.

Los procedimientos fueron realizados en las últimas horas por unos 300 efectivos de la Delegación de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado de Lomas de Zamora, Infantería, Caballería, Grupo Halcón y 35 grupos operativos de distintas delegaciones antidrogas de la policía bonaerense.

Las investigaciones comenzaron a raíz de una denuncia de un vecino que alertaba sobre la venta de drogas al menudeo y daba detalles de los lugares de comercialización.

Las tareas investigativas incluyeron observaciones, filmaciones, fotografías, seguimientos e intervenciones telefónicas, las que permitieron establecer los supuestos integrantes de la banda y el rol de cada uno de ellos.

Según los pesquisas, la organización delictiva estaba liderada por dos hombres conocidos como «Fernando” y “Canchi”, quienes se turnaban una semana cada uno para administrar la actividad delictiva en la zona.

También se estableció que otros dos supuestos integrantes de la banda eran dos hombres apodados “Tío” y “Corona”, quienes se encargaban del traslado de la droga desde los lugares de ocultamiento hasta los puestos de venta y juntar las recaudaciones de las mismas para, luego, entregarla a “Canchi”.

También se determinó que la banda reclutaba a «vendedores» o «dealers» de la cocaína en la vía pública, a quienes se les pagaba con droga y dinero, y en las filmaciones de los puntos de venta, se registraron la formación de colas de compradores de 50 metros, aproximadamente.

Fuentes policiales aseguraron que entre los nueve detenidos se encuentran los dos cabecillas de la banda.

Durante los procedimientos se secuestraron 16.000 dosis de cocaína fraccionadas en papel metalizado listas para su distribución y 16 armas de fuego, entre ellas fusiles FAL, 2 ametralladoras, 4 escopetas calibre 12/70 tipo Ithaca, 3 carabinas, 2 rifles calibre 44/40, 2 revólveres (calibres 38 y 32); una importante cantidad de municiones de diferentes calibres.

Además, se secuestró un chaleco antibalas perteneciente a la Policía de la Provincia de Buenos Aires, 3 handys, 6 celulares y unos 180 mil pesos producto de la venta de la droga.

Lo llamativo para los investigadores es que en una de la casas allanadas fue encontrada una serpiente pitón que estaba suelta en el piso.

Tanto los detenidos como la droga secuestrada y las armas quedaron a disposición del Juzgado Federal Criminal y Correccional 1, a cargo de Patricio Santa Marina. ( Télam)