En cadena nacional, Cristina se refirió a la crisis económica que atraviesa Grecia y aconsejó «mirar muy bien lo que sucede en el mundo», y «a todos los dirigentes políticos» les recomendó: «dejemos de mirarnos el ombligo y comprendamos que este mundo está cambiando acelerada y vertiginosamente».

Cristina se refirió sobre ese punto, a la apertura del mercado de las carnes argentinas en Estados Unidos después de 15 años, y destacó que «por las barreras paraarancelarias hemos perdido en 2007 de exportar entre 1.600 y 2.000 millones de dólares».

«Yo no vendo vacas ni tengo campos, pero lucho igual que si fuera ganadera, porque todos los argentinos, tengan la actividad que tengan, deben ser representados por su gobierno», afirmó la presidenta y aseveró: «lo peor que le puede pasar a un pueblo es que su gobierno no lo defienda, inclusive muchas veces de ellos mismos, tanto de los prejuicios culturales como de las cosas que les metieron en la cabeza».

Entre otros anuncios remarcó el anuncio de un vuelo que unirá el parque nacional Iguzú con el Perito Moreno y la finalización del plan de saneamiento de la ciudad de Mar del Plata.

Por otra parte anunció la firma de un convenio entre los ministerios de Defensa y Transporte: «Argentina comenzó a fabricar vagones», destacó.

Finalmente, se lamentó por la crisis griega y el problema de la deuda con los holdouts que tiene Puerto Rico: «Veamos lo que pasa en el mundo, bajemos un cambio, debatamos, basta de inventos», arengó.

Y finalizó diciendo que «no estaría mal que me pidan disculpas por todo lo que inventan, voy a poner un buzoncito para eso», bromeó CFK.