La «biopsia líquida» es probada en la Argentina y permite hallar fragmentos de ADN tumoral en el plasma del paciente y servirá para combatir el cáncer. Se trata de una práctica revolucionaria, ya que hasta el momento, la forma tradicional de detectar el cáncer era realizando una biopsia de tejido, un procedimiento invasivo y doloroso.

Según pudo conocerse, los especialistas desarrollaron una técnica para detectar señales de la enfermedad. No sólo sirve para un diagnóstico temprano sino también para comprobar si el tratamiento está haciendo efecto el paciente.

Concretamente, se estableció que las células del cáncer pueden estar sueltas en la sangre y para ello, es necesario determinar cuál es el tratamiento que demanda el paciente. A través de este análisis de sangre, se podrán obtener resultados más rápidos y representa «un gran avance» para combatir la enfermedad más temida. El estudio fue realizada por el National Cancer Institute y contó con la participación de 126 pacientes. A través del estudio, se logró que la «biopsia líquida» permitan anticipar las enfermedades.