Entre el domingo y hoy, las declaraciones de diferentes miembros del oficialismo ponen a la vista de la ciudadanía los conflictos que subyacen en las diferentes líneas del Frente para la Victoria. 

Los resultados de las elecciones del domingo generaron que salieran a la luz conflictos que, hasta el momento, se mantenían medianamente ocultos, o eran conocidos únicamente a partir de rumores. Ahora, las declaraciones de dirigentes y personas allegadas al kirchnerismo son públicas y destapan una pelea entre la línea más camporista y la más pejotista. Pasen y lean…

Alberto Samid: «Mas allá de que tuvimos muchos errores, nadie fue capaz de decirle a Cristina que con cada cadena perdíamos 700 mil votos. Ha habido un temor reverencial de los aplaudidores, la culpa es de ellos que no se atreven a decirle nada«, disparó en diálogo con Oscar González Oro, y agregó «Mucha gente cortó boleta, fue mayor la bronca, el odio, el miedo contra Aníbal, que llevaron la boleta de Macri para no llevar la nuestra. Creían que era difícil cortarla. La gente se llevó la de Macri para no votarlo a Aníbal«. Y tampoco quedó muy contento con el vice de Scioli, Carlos Zannini: dijo que su presencia «molesta» y es perjudicial para obtener votos porque «está el cuento de la oposición de que es el gendarme de Cristina«.

Hebe de Bonafini: «Hay cosas que no se hicieron bien. Scioli no es un tipo querido, no es creíble lo que dice y las consecuencias se pagan. Ahora hay que redoblar, hay que votarlo sí o sí. Él tendrá que ver las cosas que están mal (…) Cuando Cristina propuso la fórmula, dije que no me gustaba -reconoció la titular de Madres-, pero apoyo al proyecto«. Según la dirigente, «no es momento de tener miedo«, y aludiendo a la posibilidad de que haya habido dirigentes o intendentes del PJ que jugaron en contra de Aníbal Fernández en la provincia de Buenos Aires, amonestó: «Claramente, hay traidores adentro«.

Aníbal Fernández: «Por el invento de Lanata y que mis compañeritos, algunos traidores del propio movimiento, utilizaron para su propio beneficio, tengo la tranquilidad de la conciencia y voy a hacer la denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA» había dicho ayer. Hoy agregó que «si tengo que decir cuánto me apoyaron, que yo he sentido que te bancan y te acompañan cuando te pasan estas cosas sucias, estos momentos horribles, tengo que decir a la presidenta de la Nación, la única que reivindico, que se comportó como se comportan los que te bancan cuando te bancan, después a los demás no tengo mucho por reconocer (…) Cuando las cosas empezaron a mostrarse con claridad porque era insostenible la aberración que me quisieron encajar a mí muchos otros aparecieron, pero la primera que levantó la mano y se puso a la par y empujaba y empujaba era la Presidenta de la Nación«.

Horacio González: «De Scioli, al que votamos con la conciencia repleta de conjeturas y reticencias, esperamos que redefina con claridad un frente social avanzado, más incisivo de lo que ha esbozado hasta este momento, e incluso se esfuerce en rever los nombramientos apresurados que implican gestos hacia la misma derecha económica globalizada que ya tiene su eximio portavoz en Macri«, indicó en una columna publicada en el diario Página 12, en la que no se privó de hacer referencia (aunque velada) a la participación de Ricardo Montaner en la campaña: «Y es claro que eso (las políticas concretas a respetar y proseguir o reinventar) es mucho más importante que decir si nos gustan o no las canciones que escucha. Pero bien podría omitirlas en nombre del respeto a las concepciones culturales más vitales, creadoras y amplias«, chicaneó González.

Gustavo Marangoni: fue el encargado de responderle a González en forma lapidaria: «A mí me gusta hablar con dinosaurios en Jurassic Park, no en la política«. Y agregó: «Yo creo que hay algunas autodefinidas almas bellas que se sentirían más cómodas si gobernara Macri, porque podrían estar espiritualmente más tranquilos de que conservan su pureza«, para terminar con «A mí, a Daniel y a millones de tipos nos gusta Montaner, no pasa nada, no es un tema central de la Argentina ni se decide el país. Si somos montaneros es absolutamente anecdótico. Acá lo importante es que Daniel tiene que ser presidente y todos los que quieran eso tienen que sumarse y dejar de distraer con huevadas«.

Si a todo esto se suma la fallida reunión de hoy entre Scioli y la Presidente… Habrá que ver qué pasa, más allá de la enorme cantidad de rumores. Tal vez mañana, en la Cadena Nacional, haya novedades de peso.