Ocuparon el condado de Broward. Se los considera muy destructivos y portadores de enfermedades.

Una increíble plaga de caracoles gigantes africanos invade desde junio la región sur del estado de Florida, Estados Unidos. Hasta el momento, las autoridades de esa dependencia han capturado más de 120 especímenes vivos de esta especie. Fueron rastreados a una sola persona en Georgia, quien los vendía ilegalmente, según confirmaron los especialistas.

Las autoridades de Florida informaron que iniciaron tareas de erradicación de caracoles desde hace ya tres años. Fueron descubiertos en Miami en septiembre de 2011 en casas, donde se comen el yeso y el estuco para ingerir el calcio necesario para sus caparazones y en jardines residenciales, donde engullen las plantas.

Asimismo, indicaron que es importante controlar con urgencia esta plaga debido a que “la especie se multiplica rápidamente produciendo 1.200 o más crías por año y los animales no tienen depredadores en Estados Unidos”. “Ese caracol come 500 variedades de plantas, de modo que es importante mantenerlos a raya en un estado con una actividad agrícola que mueve 100.000 millones de dólares anuales”, informaron.

Si bien los especialistas admiten que la invasión de caracoles comenzó con la venta ilegal, las autoridades estatales desconocen los motivos de la nueva plaga. Hasta entonces, fueron hallados 141.000 caracoles en 26 áreas del condado Miami-Dade.

Funcionarios del gobierno informaron que la ingesta de caracoles o su manipulación, “puede ser peligroso». Además, según destacaron los Centros para Control y Prevención de Enfermedades (CDC), la especie puede ser portadora de un gusano parasitario que puede provocar meningitis.