El veterano inversor multimillonario estadounidense Carl Ihcan, uno de los históricos de Wall Street, ha alertado sobre lo desastroso para la economía que puede ser la política de tipos bajos que mantiene al Reserva Federal de EEUU, advirtiendo que ha fomentado el auge de la deuda corporativa y la búsqueda de rentabilidad, por parte de inversores corrientes, en activos de alto riesgo calificados como bonos basura.

Ihcan, quien a lo largo de sus 79 años se ha ganado una merecida fama de depredador corporativo, al realizar sucesivas inversiones en grandes empresas con el objetivo de controlarlas y, luego, hacer y deshacer en ellas a su antojo -llegando incluso a desmantelar alguna-, es una voz más que respetada en Wall Street. En una entrevista con Reuters se ha mostrado muy crítico con la política de tipos bajos, cercanos al 0% de interés, que desde 2008 mantiene la Reserva Federal Estadounidense.

Aún reconociendo que el dinero barato ha contribuido a sacar a la economía de EEUU de la crisis, el multimillonario inversor advierte de que, en contrapartida, esa medida ha profundizado la brecha entre ricos y pobres, fomentado la deuda corporativa y ha empujado a ciertos inversores hacia activos de alto riesgo, en busca de grandes rentabilidades, menospreciando lo que supondría un repentino cambio en los mercados, una posibilidad real y ante la que sólo tendrían el plan B de confiar en que podrán librarse fácilmente de sus bonos basura.