Son más de 20 y se remodelaron para mejorar las condiciones de higiene y seguridad de la zona, y darles un diseño moderno y funcional: los carritos de la Costanera Sur quedaron regularizados para ocupar ese espacio público y ofrecer la venta de alimentos y bebidas en la zona.

Los nuevos carritos funcionan a gas y reemplazan las parrilas a carbón, por eso reducen la contaminación y el peligro de incendios en una zona cercana a la Reserva Ecológica. Con el sistema a gas, el manejo también se hace más seguro.