El edificio está situado en el corazón del antiguo puerto de Treviso, justo en frente de la iglesia de S. Ambrogio. Al igual que su vecino, el edificio ha sufrido varias intervenciones durante los últimos siglos.

El proyecto tenía como objetivo renovar y complementar la estructura preexistente de la casa con un pequeño volumen.

Este volumen adicional de madera, no sólo mejora la calidad artística de la casa, sino que también permite completar el volumen y subrayar las diferencias entre la estructura de pre-existente y la nueva.

Las nuevas ventanas se han realizado en la parte trasera de la casa con el fin de aprovechar la hermosa vista hacia la iglesia.

Por último, la antigua estructura y las vigas del techo de madera se han recuperado, y ahora es posible admirarlos.